Fiesta del Solsticio. Homenaje a Bernardo Secchi. Texto de la intervención de Eduardo Mangada

Texto de la intervención de Eduardo Mangada en el Homenaje a Bernardo Secchi en la Fiesta del Solsticio 2014

En nombre del Club de Debates Urbanos doy la bienvenida a Bernardo Secchi, con el agradecimiento por su presencia entre nosotros. La presencia de un maestro del que hemos aprendido mucho durante muchos años. Aprendido a leer, a entender, a explicar y proyectar la ciudad y el territorio. Aprendido, al menos, a intentarlo siguiendo su ejemplo. Podría aplicarse a Bernardo Secchi lo que Manuel Solà Morales, otro maestro ausente, decía de sí mismo: “mi vida profesional ha consistido en un constante esfuerzo por entender las ciudades a través de una mirada devota y aficionada”.
Sería largo y superfluo enumerar los múltiples textos y trabajos profesionales que justifican nuestra admiración y agradecimiento, lo que nos permite llamarlo maestro y amigo. Múltiples publicaciones guardan su historia profesional larga y siempre fecunda.
El primer libro que leí de Bernardo Secchi, como muchos de los más viejos entre nosotros, se titulaba en castellano “Análisis de las estructuras territoriales”, publicado por Gustavo Gili en 1968. En esos años pude oír su primera conferencia en Barcelona, en un encuentro organizado por la Fundación Urquijo. Después he seguido leyendo sus libros y compartiendo ratos de enriquecedora amistad.
Doy por conocida la larga bibliografía de Bernardo Secchi, para destacar su último libro, al menos el último leído por mí, que se titula “La città dei ricchi e la città dei poveri”, en el que denuncia y afirma que la desigualdad social, que se refleja en la ciudad en la “injusticia espacial”, constituye hoy LA NUEVA CUESTIÓN URBANA, que determina tanto la lectura de la ciudad, de la metrópolis contemporánea, como su posible  proyecto. Desigualdad e injusticia que conducen a la diferencia y la exclusión.

El tema de la desigualdad está en nuestros días en el corazón del discurso económico, sociológico, político al fin, de importantes y atractivos autores como Bauman, Ulrich Beck, Joseph Stiglitz (“El precio de la desigualdad”), etc. Y el más novedoso, Thomas Piketty, con su libro “El capital en el siglo XXI”, del que Joaquín Estefanía resalta como su mayor mérito el haber introducido la desigualdad en el “frontispicio de la política económica del siglo XXI”, en plena concordancia con la afirmación de Secchi cuando, refiriéndose a la ciudad, a la metrópolis, afirma que la desigualdad es la nueva y prioritaria “cuestión urbana”.
Pero Bernardo Secchi no es un intelectual que se mueva con las llamadas de la moda o de la coyuntura histórica. Cuando afirma que la desigualdad se impone como la nueva cuestión urbana, esta sentencia es el resultado de una larga reflexión jalonada y encadenada en una sucesión de textos: Il racconto urbanistico (1984), Prima lezione di urbanistica (2000), La città del ventesimo secolo (2005) y La città dei ricchi e la città dei poveri (2013). Un autentico manifiesto este último, casi un panfleto, si nos atenemos a su reducido tamaño, pero panfletos fueron La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789), la incitación a La Desobediencia Civil (Henry David Thoreau, 1849) y el propio Manifiesto Comunista (1848).
Más allá, o más acá, del reconocimiento del alto valor de su potente obra, nosotros, arquitectos, urbanistas, ciudadanos de Madrid, tenemos una deuda de gratitud más próxima y directa, ya que Bernardo Secchi nos dedicó su tiempo, en torno a 1980, y nos enriqueció con su culta ayuda en la redacción del Plan General de 1985, acompañado de  Campos Venuti, Manuel Solá Morales y Nuno Portas.
Por todo esto, y por más méritos que intuimos aunque no los conozcamos, como expresión de nuestro reconocimiento a su enriquecedora aportación al urbanismo, al entendimiento de la ciudad y el territorio, unido a una sincera amistad, con respeto y cariño tenemos la satisfacción de entregarte el título de SOCIO DE HONOR DEL CLUB DE DEBATES URBANOS.

Esta entrada fue publicada en Fiesta del Solsticio, Textos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *