Manuel de Solá Morales

Eduardo Mangada
Un pequeño texto sobre Manuel de Solá-Morales podría reducirse a unas pocas palabras: fue y sigue siendo un maestro. Lo fue en su intensa labor docente y en su trabajo profesional, lo sigue siendo en sus obras y en sus escritos. No por casualidad uno de sus últimos libros se titula Diez lecciones sobre Barcelona.
Su estatura intelectual y ética queda definida cuando confiesa que su trayectoria profesional ha consistido en un constante esfuerzo por entender a las ciudades a través de una mirada devota y aficionada, siendo consciente de que a los arquitectos, incluso a los buenos arquitectos, cuando proyectan, les cuesta entender la ciudad. Porque la ciudad de hoy es más difícil de entender de lo que era cuando los trazados.

Solá-Morales superó las proclamas a la moda, ya fuese la Carta de Atenas o la actual exaltación acrítica de la ciudad densa. Supo entender tanto la ciudad compacta, la ciudad histórica, al tiempo que la periferia, la ciudad discontinua en la que la no repetición y el vacío, la distancia interesante, constituyen también materia y ámbito proyectual. La mixity más que la density pueden caracterizar la urbanidad contemporánea.
La forma de las ciudades se construye siempre, en mayor o menor medida, desde el paisaje y la arquitectura. Su visión de una urbanidad material le lleva a afirmar que las ciudades se hacen con arquitectura, siendo la propia ciudad una arquitectura que se expresa a través de unas relaciones espaciales, dimensionales y materiales. Para terminar exclamando: nada hace tanta ciudad como un buen edificio.
Agradeceré siempre, con profundo cariño, sus enseñanzas y fecunda amistad.
Eduardo Mangada. 9 marzo 2012

 

Esta entrada fue publicada en Actualidad/Opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.