Opinión: ¿Mejoras del paisaje urbano en el barrio de Tetuán? _ Ramón López de Lucio

¿Mejoras del paisaje urbano en el barrio de Tetuán?

Con ocasión de un paseo urbano por la zona, 19-1-2014
Por Ramón López Lucio


Tienen algo de jovial ingenuidad las actuaciones de algunos colectivos jóvenes arquitectos y artistas para mejorar el barrio de Tetuán, al Oeste de la calle Bravo Murillo, que nos mostraron algunos de sus autores durante un paseo por la zona el pasado 19 de diciembre.
Se podría calificar de ingenua la creencia de que a través de actuaciones mínimas y distanciadas entre sí se pueda producir alguna mejora palpable en la calidad del conjunto del barrio. Pero ingenuidad que mueve a la comprensión, incluso a la ternura, al comprobar la voluntad de esos jóvenes profesionales y artistas que —con medios económicos muy limitados— prestan su esfuerzo y su sensibilidad para conseguir tal objetivo.
La génesis marginal y espontánea del barrio de Tetuán desde las últimas décadas del siglo XIX, especialmente en su costado Oeste, hace que su «paisaje» sea extremadamente roto, abrupto, incompleto y heterogéneo. Las circunstancias de su formación son bien conocidas: ausencia de planeamiento y de proyecto de  ejecución y urbanización, construcción en base a precarias arquitecturas artesanales y a su desordenada sustitución por volumetrías mucho más potentes y escasamente articuladas entre sí y con las preexistencias, extremada dificultad del territorio físico sobre el que se asienta (barrancas y laderas más o menos pronunciadas y complejas). En el barrio abundan las estrechas calles de fuerte pendiente, los fondos de saco, los solares vacíos, los desmontes sin tratar, la ausencia de un sistema coherente de trazados, las múltiples medianeras que revelan la sucesión con frecuencia caótica de épocas, estilos y ordenanzas, las perspectivas insólitas, la miríada de pintadas y graffitis de muy escaso valor que compiten ferozmente con las nuevas iniciativas de redecoración de muros.
Una propuesta seria de mejora del paisaje urbano del barrio debería tener mucha mayor envergadura y sus costes serían con seguridad inasumibles en al actual coyuntura. Debería pasar por un importante esfuerzo de reurbanización de todo su perímetro, por diversas actuaciones de reforma interior en las áreas más conflictivas, por una política de reequipamiento seria, por la promoción de viviendas protegidas y de supresión solares que solo aportan suciedad y fealdad, por el arbolado y ajardinamiento sistemático de los suelos vacantes no aptos para la edificación, etc.
Pero si se descarta por irrealizable esta alternativa la pregunta vuelve a ser: ¿qué hacer ahora, pues? Quizás solo sean posibles en este momento actuaciones limitadas, de bajo costo e impacto visual y social lo más elevado posible. ¿Cuáles y cómo deberían ser seleccionadas y ejecutadas? Probablemente no las realizadas que se adivinan elegidas de manera escasamente fundamentada y negociada.
Habría que apostar por hacer un diagnóstico participativo sobre todo el barrio (no necesariamente largo ni complicado), identificar y jerarquizar los problemas, estimar el coste de las soluciones y elaborar un plan de etapas/ proyectos de acuerdo con las prioridades detectadas y los recursos disponibles. La colaboración de los agentes sociales —asociaciones vecinales, grupos de interés organizados— es esencial tanto en la fase de diagnóstico como en la de definición de prioridades y etapas.

Y a partir de ahí contratar a jóvenes artistas, sí, pero también, ¿porqué no?, a pequeñas empresas urbanizadoras, a expertos en jardinería, a colectivos de emprendedores locales, etc. La fórmula, si se me permite, consistiría en: salvar en lo posible la jovialidad y la espontaneidad, reduciendo la ingenuidad y ganando en eficacia e impacto social. Difícil pero no imposible.
Ramón López de Lucio es doctor arquitecto-urbanista, ha sido catedrático de Planeamiento Urbanístico en la Escuela de Arquitectura de Madrid hasta abril del 2013 y es autor del libro Vivienda colectiva, espacio público y ciudad. Evolución y crisis en el diseño de tejidos residenciales 1860-2010


Más información sobre #PaisajeTetuán:


Créditos de imágenes:
Imagen 1: Intervención de Basurama y Zuloark en el solar de la calle Lope de Haro (fuente: Intermediæ)
Imagen 2: Intervención de SPY en la calle Marqués de Viana (fuente: Intermediæ)
Imagen 3:  Intervenciones y talleres en el huerto urbano Solar Calle Matadero con Ángel Puech con Moenia (fuente: Intermediæ
Esta entrada fue publicada en Actualidad/Opinión y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.