POR UN INDICE DE PRECIOS DE ALQUILER_Julio Rodríguez López

En 2017 el mercado de vivienda está experimentando en España  una reactivación reforzada respecto de los dos años precedentes. Para analizar lo que sucede en dicho mercado hacen falta datos. En materia de precios de venta y de viviendas vendidas y construidas se dispone de información. En materia de alquileres, la información resulta bastante más escasa, situación que debe de superarse.

El problema  del acceso se acentúa en las grandes áreas metropolitanas: “Una parte significativa de la población de Barcelona siente que está perdiendo el acceso a una vivienda digna y teme verse desplazada lejos de su barrio o de su centro de trabajo” (Manel Pérez, “Tempestad sobre Barcelona”, La Vanguardia, 25.6.2017.

Tampoco es optimista el panorama en otros países europeos, caso del Reino Unido: “Mas de un millón de hogares que residen en viviendas privadas de alquiler corren el riesgo de quedarse sin vivienda (“homeless”) a causa de los crecientes alquileres, la reducción de las ayudas públicas y la falta de viviendas sociales”· (Toby Helm, “Housing crisis threatens a million families with eviction by 2020”, The Guardian, 24.6.2017).

En España, en cuanto a alquileres, solo se dispone de información reciente sobre el número de hogares que viven de alquiler, unos 3.200.000 (713.200 en Cataluña y 588.200 en la Comunidad de Madrid), según la Encuesta Continua de Hogares del INE. Se dispone además de una estadística trimestral  del Poder Judicial relativa del número de lanzamientos judiciales efectuados por los Tribunales Superiores de Justicia, dentro de los cuales se incluyen los derivados del impago de alquileres (incumplimiento LAU).

En el primer trimestre de 2017 el 56,4% de todos los lanzamientos judiciales  se produjo por este último motivo, destacando asimismo el carácter creciente de dicha magnitud (36.200 es la previsión para 2017 de mantenerse el ritmo del primer trimestre).

El “Observatorio  de Vivienda y Suelo, Boletín Anual 2016”, del Ministerio de Fomento, dice en la página 50: “Al no existir estadísticas oficiales sobre los precios de alquiler…se incluyen los precios por metro cuadrado de venta y alquiler…del portal inmobiliario FOTOCASA”.  Pero ¿porqué no existen fuentes estadísticas oficiales sobre los precios del alquiler?

Además, los precios de los portales inmobiliarios no  corresponden a los precios transaccionados, esto es, a los alquileres efectivamente pagados, sino a  los precios de oferta incluidos en los anuncios por los arrendadores. Estos  precios, por lo general, superan a los efectivamente acordados en los contratos de alquiler.

El Instituto Nacional de Estadística (INE)  publica cada mes, junto al Índice de Precios de Consumo y sus principales componentes, una “rubrica” denominada “Viviendas en Alquiler”. En la etapa de descenso de los alquileres  comprendida entre 2007 y 2014, los precios de alquiler de Fotocasa cayeron en un 30%,  mientras que la rúbrica citada del IPC registró una subida del 7,4%. Entre 2014 y 2017  el aumento acumulado de los alquileres según Fotocasa, se aproxima al 20%, mientras que la rúbrica en cuestión  tan solo ha crecido un 0,83%.Se trata, pues, de una estadística de nula utilidad.

Un mínimo conocimiento del mercado de alquiler exigiría disponer de información estadística adicional a la de los precios (superficie, carácter amueblado o no del inmueble objeto de alquiler, ubicación). El dato de  los alquileres efectivamente pagados es el más relevante dentro del mercado en cuestión.

Las tensiones provocadas por los alquileres turísticos, la casi total ausencia de ayudas estatales al alquiler, la evidencia de un malestar derivado del problema del acceso justifican que deba conocerse mejor la realidad del mercado de alquiler. Debe de superarse la carencia de “fuentes estadísticas oficiales” señalada por el propio Ministerio de Fomento.

Una versión de este artículo se publicó el viernes 30 de junio de 2017 en la revista “El Siglo de Europa”

Esta entrada fue publicada en Actualidad/Opinión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *