In memoriam: Edoardo Salzano y Giuseppe Campos Venuti

Han fallecido estos días dos magníficos urbanistas italianos, maestros para muchos: Edoardo Salzano  y Giuseppe Campos Venuti

Edoardo Salzano murió en Venecia, donde vivía hace casi medio siglo y, aunque  menos conocido entre nosotros, fue autor de algunos de los planes territoriales más ilustrados y fundador del sitio Web colectivo Eddyburg, su criatura predilecta con la que  se empeñó en llevar a la gente sus ideas de urbanismo público convirtiéndola a lo largo de veinte años en la  biblioteca mas inmensa, bella y viva que ninguna web sea capaz de ofrecer.

Giuseppe Campos Venuti murió en Bolonia, ciudad a la que  había llegado en los años 60.  Fue pionero, con el Plan de esta ciudad, de la «recuperación de los centros históricos» y también lo fue de la mejor versión del  urbanismo «sostenible» con su » Urbanismo y austeridad» y sus cinco salvaguardias: pública, social, productiva, ambiental y programática. A su amplia labor académica y su  numerosas publicaciones  unió  la práctica urbanística y la actividad política. Participó como asesor en el PGOU de Madrid de 1985 . Desde el CDU le ofrecimos un homenaje el 29 de septiembre de 2004 (15 años exactos antes de su fallecimiento).

Homenaje a Campos Venuti 29 de septiembre de 2004.

A ambos dedicamos nuestro respeto y homenaje publicando dos enlaces a textos aparecidos en la prensa italiana.

Salzano: una guía preciosa contra el culto al mercado

Por Tomaso Montanari

Edoardo Salzano. Falleció el 23 de septiembre de 2019 a los 89 años.

http://www.eddyburg.it/2019/09/salzano-una-guida-preziosa-contro-il.html

El miércoles pasado, en la planta baja abierta en el Gran Canal de Ca ‘Tron en Venecia, sede del Departamento de Planificación Territorial, se celebró el funeral de Edoardo Salzano: urbanista, autor de algunos de los planes territoriales más ilustrados, fundador del sitio colectivo Eddyburg. Esto es parte de lo que dije en esa ocasión. «Los jóvenes de mi generación sin duda han tenido maestros. ¡Pero cuántos de estos nos han traicionado, están comprometidos o cansados! Los hombres cuyas palabras habíamos jurado revelaron grietas fatales en sus cualidades críticas o creativas y las más humanas de la conciencia «. Inmediatamente después de la Liberación, estas palabras fueron dirigidas por Francesco Arcangeli a Roberto Longhi. En ese marco moral devastador, Arcangeli reconoció a su maestro que no había traicionado: «Algunos se salvaron en silencio. Longhi fue uno de los pocos que continuó hablando sin fallar en su dignidad «. Cuánto más vale hoy  este reconocimiento tan alto para Edoardo Salzano. Su voz, alta, fuerte y segura, ha sido una de las guías más preciadas para guiar el viaje en todos estos años: una de las pocas luces que siempre están encendidas, y no reflejadas, en la oscuridad en la que nos hemos hundido.

La voz de un hereje, que continuó deconstruyendo y denunciando los dogmas de la única religión de nuestro tiempo, el culto al mercado, señor y maestro de nuestras vidas. En el último texto que me envió por una iniciativa que había promovido, un texto político, escrito junto con su compañera Ilaria Boniburini, la duplicidad mortal del principal de esos dogmas se despoja con una eficacia extraordinaria: «El desarrollo no significa un aumento en nuestra capacidad escuchar y comprender a los demás, sea cual sea el lenguaje que usen, usar juntos el cerebro y el corazón: significa solo aumentar la producción y el consumo de bienes, aumentar la riqueza de aquellos que producen y llevar a consumir bienes cada vez más inútiles, sacrificando por una mercancía inútil pero fuente de mayor riqueza el productor de un bien que se destruye (un bosque antiguo por unas pocas toneladas de madera, una ciudad histórica para una marea de turistas, un paisaje de belleza inquietante por un bosque  de torres o una serie de villas). Este desarrollo, de un objetivo, se ha convertido en una religión, una creencia a la que todos se inclinan obedientemente. En nombre de este desarrollo, hemos invadido, saqueado, destruido otras regiones y otros pueblos, hemos transformado paraísos en infiernos de los que escapar. Y al final del ciclo transformamos a los prófugos de nuestros semejantes en busca de la salvación en enemigos para ser asesinados ». Esta capacidad de mirar con claridad y síntesis extraordinaria, el agujero negro que traga el futuro del planeta, la dignidad de millones de migrantes y nuestra propia humanidad, es la herencia más preciosa de Salzano.

Para mí, la lección más profunda y al mismo tiempo impermeable de Eddy se refiere a la capacidad de mantener juntos, más aún, mantener la tensión, la especialidad más autorizada y profunda y la medida universal de un intelectual capaz de abrir esa especialidad a un compromiso ancho, tan ancho como el gran y terrible mundo que queremos cambiar. La parábola científica y política de Edoardo Salzano demuestra de la mejor manera que la jaula de la especialidad puede romperse: y también enseña cómo hacerlo. Si pudo ver la conexión íntima entre el gobierno del medio ambiente y la justicia social para aquellos que viven en ese ambiente con tanta anticipación y lucidez,  ¿no es por su profundo conocimiento de Venecia y su laguna? La aparente no modernidad de Venecia como paradigma de una verdadera modernidad: del progreso que no corre hacia la muerte, sino hacia la vida.

«Europa pierde uno tras otro a sus directores de conciencia «, escribió Marcel Proust después de la muerte de John Ruskin: nosotros también hoy nos sentimos más solos, incluso más solos, sin las palabras, las críticas, las llamadas, e iluminaciones de Eddy.

Cuántas veces, a partir de mañana, nos preguntaremos qué habría dicho, cómo habría juzgado, con qué palabras nos habría instado a esperar y luchar. Y, sin embargo, siempre lo tendremos con nosotros: con la fuerza total y disruptiva de una vida larga, sabia y justa. De una vida feliz: escuchémosle de nuevo: «Me gusta mi trabajo: unir las cosas con palabras habladas y palabras escritas; contar y escribir, hablar y proponer sobre ciudades, territorio, medio ambiente, planificación. Haciendo ese trabajo que comencé, casi por accidente, hace muchos años ».

Volvamos a leer una de esas páginas: «Puede suceder (y esto es lo que sucede en nuestros días) que el político tome como valores privilegiados, no los del interés colectivo y el equilibrio entre la persona y la sociedad, sino los del individualismo liberado de cualquier regla que tenga como objetivo garantizar la búsqueda de intereses generales (como la justicia social, la libertad para todos, la expresión de cada pensamiento). En tal situación, al planificador urbano se le abren dos caminos: permanecer fiel a los principios de su papel social, y entrar en conflicto con esa política que se ha doblegado ante los vientos dominantes; o inclinarse él también : eso es lo que ha sucedido en Italia, nuestros maestros se han convertido en malos maestros «. Gracias, Eddy: por permanecer siempre fiel. Gracias por ser un buen maestro hasta el final. No será fácil, pero trataremos de merecer la luz que trajiste a nuestras vidas.

La ciudad llora a Giuseppe Campos Venuti, el arquitecto que proyectó la Bolonia «roja».

De La Repubblica (30 sep. 2019)

https://bologna.repubblica.it/cronaca/2019/09/30/news/la_citta_piange_giuseppe_campos_venuti_l_architetto_che_disegno_bologna_la_rossa-237308008/

Giuseppe Campos Venuti falleció el 29 de septiembre de 2019 a los 93 años.

El urbanista reformista murió el domingo por la noche. ¿Su orgullo? La vivienda pública, la conservación de la colina y del centro histórico. Merola: «Perdemos a una persona que ha hecho el bien a nuestra ciudad». La capilla ardiente, el miércoles en el Palazzo d’Accursio

por ILARIA VENTURI

BOLONIA – Llegó a las Torres hace más de medio siglo cuando Renato Zangheri, entonces consejero, indicó al responsable de cultura de Botteghe Oscure, Mario Alicata, que en Bolonia necesitaba un joven que se encargara de la planificación urbana. Giuseppe Campos Venuti, «Bubi» para los amigos del nombre de  batalla de cuando de niño  participó en la Resistencia, vino de Roma y se adaptó muy bien. Ahora la ciudad lo llora: el arquitecto y urbanista, protagonista decisivo del cambio urbanístico radical de la Bolonia roja en los años 60, murió ayer a última hora de la tarde. Acababa de cumplir 93 años. Deja dos hijos.

Concejal de planificación urbana de la penúltima junta Dozza –el consejo de los «diamantes rojos de San Petronio» lo definió en L’Espresso Camilla Cederna – la política de salvaguardar la colina y el centro histórico nació de él – «el baluarte del centro histórico son los residentes y los comerciantes «, repetía – además de los primeros ejemplos de vivienda publica  ubicada en áreas de desarrollo burgués. El Fossolo fue un modelo. Y aún más: la ubicación de la nueva sede de la Feria, el desarrollo industrial y la solución de la carretera de circunvalación. Con él comenzó la descentralización y el nacimiento de los barrios.

Giuseppe Campos Venuti  dimitió de  la junta el 2 de abril de 1966 y en los años siguientes se dedicó a la enseñanza como profesor de planificación urbana en el Politécnico de Milán. De 1970 a 1975 fue concejal en la primera legislatura de la Región. En 1990 fue nombrado presidente honorario del Instituto Nacional de Planificación Urbana  hasta 1992-1993. Fue galardonado con la Medalla de Oro del Presidente de la República para la Ciencia y la Cultura. Napolitano lo nombra Cavaliere. Fue presidente del Consejo Superior de Obras Públicas de 2000 a 2001.

La ciudad en 2006 lo honró con el Golden Neptune, siendo alcalde  Sergio Cofferati, por «su extraordinaria atención a Bolonia y sus ciudadanos: las huellas de su trabajo todavía están presentes y visibles». Y con orgullo afirmó en esa ocasión: «Todos mis amigos españoles, franceses, ingleses, portugueses y estadounidenses todavía me preguntan por qué Bolonia es la única colina urbana que se ha mantenido verde en Italia».

Como urbanista, firmó el Plan  General de Roma, Madrid y la mayoría de las ciudades de Emilia-Romaña. «Bolonia le debe a Giuseppe Campos Venuti las opciones urbanísticas que, incluso hoy, la convierten en una ciudad diferente, una ciudad mejor. Gracias a él, nuestra colina está intacta y gracias a él muchos trabajadores comunistas de esa época estaban convencidos de que era correcto renovar casas en el centro histórico en ruinas y no irse fuera. Necesitamos atesorar su coraje reformista y la libertad de pensamiento que ejerció con tenacidad y consistencia – palabras del alcalde Virginio Merola – Mi más sentido pésame a sus hijos y a toda la familia, perdemos una persona que ha hecho el bien a nuestra ciudad «.

Condolencias también expresadas por el gobernador Stefano Bonaccini: «Había pensado en el rostro de la Bolonia más moderna. Había imaginado el perfil, diseñado las características fundamentales,  la había pensado como un lugar donde la vida de los ciudadanos estaba marcada por una armonía única con el resto del territorio «.

De igual modo, por  el presidente de la región de Emilia-Romaña, Stefano Bonaccini.

La capilla ardiente se instalará mañana, miércoles, de 11 a 15, en la sala Tassinari del Palazzo d’Accursio. Hoy se observó un minuto de silencio en el consejo municipal.

Se hacía llamar boloñés de Roma. «Campos y Bolonia se identificaron durante la mayor parte de su vida, como administrador siempre sentí la necesidad de hablar con él», recuerda el ex alcalde y parlamentario Walter Vitali. «A él le debemos la Bolonia contemporánea», las palabras de condolencia del arquitecto y amigo Pietro Maria Alemagna. «Intelectual, hombre de las instituciones, uno de los más grandes urbanistas del país», escribe Andrea De Maria (Pd) recordando «su gran pasión, competencia y autoridad».

Se hacía sentir, dejaba su huella. De espíritu libre, siempre ha reprochado a las administraciones de  izquierdas (desde que estuvo en la junta) que no hayan sabido combinar la planificación urbana con la movilidad. Contó su historia humana y política en el libro «Un boloñés con  acento  del trastevere , autobiografía de un urbanista» (Pendragon). El bachillerato, Roma, el fascismo. Luego, el Partido de la Acción, la Resistencia, los primeros trabajos (Campos Venuti es uno de los arquitectos que diseñaron la legendaria escuela de fiestas Frattocchie) y el acercamiento al PCI.

Para él, la planificación urbana no podría vivir sin una visión «política» de la sociedad. Se desquitó con Berlusconi, con los gobiernos y con las condonaciones, pero también «con la incapacidad de la sociedad y los ciudadanos de ser reformistas».

En 1967 publicó Amministrare l’urbanística: fue considerado el manifiesto del urbanismo de izquierdas en el mundo. Entre las publicaciones más recientes, el volumen Città senza cultura, intervista sull´ urbanística (Laterza), un libro en el que no falta su controvertida vitalidad  polémica. (desde villa Certosa hasta los «trenini» del servicio de trenes metropolitanos que nunca llegan; desde los arquitectos estrella hasta la especulación urbana) y donde en la posdata admite: «… sigo aún comprometiéndome en términos culturales y profesionales, ofreciendo una contribución personal ciertamente más útil para mí, porque le da sentido a mi vida, más que a la sociedad a la que está destinada «. Pero sus palabras no eran palabras de rendición. Fue un luchador hasta el final.

En sus 80 años, dijo en una entrevista: «Siempre he hecho lo que me gustaba hacer. Si dejo algún rastro en esta ciudad, espero que sea positivo. Sinceramente querría que así fuera. Porque encontré  en Bolonia y su región algo que se ajustaba a mis expectativas: por un lado, la tensión ideal, que siempre ha inspirado mis elecciones, y por otro, el pragmatismo operativo, del que siempre he sentido la imperiosa necesidad, porque nunca he sido un hombre de teoría abstracta y he tratado siempre  de poner en práctica y de realizar las cosas en las que estaba pensando «.  Palabras que vueltas a leer ahora resuenan como una especie de testamento, de balance de su vida. «Si esta es la forma en que eché raíces en esta ciudad, concluía, creo que las puse de la manera correcta y ciertamente estoy satisfecho y feliz de ello».

Esta entrada fue publicada en Actualidad/Opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.