Opinión: Eurovegas: mejor jugar sobre seguro

Eurovegas: mejor jugar sobre seguro 

Eurovegas vs Rehabilitación Sostenible
María Jesús González Díaz y Emilio Luque
¿Qué pasaría  si todas las ventajas (legislativas, fiscales y financieras etc.) que se ofrecen a Eurovegas se redirigieran a la Rehabilitación Sostenible de todo nuestro patrimonio edificado, incluido el turístico?
Con esta opción alternativa  podríamos abarcar muchos frentes: sin necesidad de dinero exterior, recuperaríamos para una actividad duradera un sector clave para la economía española; tecnológicamente  fomentaríamos y exportaríamos investigación en edificación y energías renovables,  mejoraría el turismo hacia la calidad y  reduciríamos nuestra dependencia energética. Conseguir de nuestros 20 millones de edificios  un mejor funcionamiento energético,  accesibilidad y  habitabilidad redundaría en beneficio para sus usuarios que verían reducida su factura energética y mejorar su bienestar. En definitiva, seguiríamos aprovechando el sol, nuestra característica peculiar, aquella en la que somos únicos y sobresalientes en Europa.
Eurovegas no tiene más de 34.000 puestos de trabajo en todo su complejo mundial, por lo que son poco creíbles las cifras de creación de empleo que promete, o prometen en su nombre, para Madrid. Sin embargo,  la rehabilitación sostenible puede generar, sin necesidad de esperar la dudosa  venida de jugadores a nuestro país, más de 150.000 empleos locales directos y más de 200.000 en energías renovables según el Observatorio de la Sostenibilidad en España y el informe de CONAMA 12, y sólo en la Comunidad de Madrid más de 29.000, según el Plan de Rehabilitación del propio Gobierno regional.  Con este potencial de creación de empleo, ¿qué no se podría lograr reduciendo el IBI un 95% a los inmuebles rehabilitados, y reduciendo en la misma proporción el IAE,  tal como se dice se ha prometido a Las Vegas Sands?  ¿Qué sucedería si se redujera en estas obras hasta un 95% el impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras;  si se hiciera para los edificios rehabilitados como se da a Eurovegas  una bonificación anual del 9% en las inversiones por compra de materiales,  y una bonificación del 95% en el impuesto de Transmisiones patrimoniales y Actos jurídicos a los inmuebles rehabilitados, todas ellas prebendas adoptadas para la empresa de juego? ¿Por qué a una empresa extranjera sí, y no a una actividad por la que claman empresarios, profesionales, usuarios y hasta la propia administración?
Algunas de las prebendas solicitadas por Eurovegas no son admisibles en ningún otro sector económico: ¿estaríamos dispuestos a admitir en las empresas  de construcción   la exención de cuotas a las Seguridad Social de los trabajadores por dos años, y una reducción del 50% en los siguientes tres años? ¿Y si se suprimiera el IVA en transacciones, productos  y servicios relacionados con la rehabilitación sostenible, como se pretende hacer  creando una “zona franca” en el complejo de Eurovegas?
La inversión necesaria para rehabilitar diez millones de edificios es cifrada en 10.000 millones de euros anuales, que serían aportados por entidades financieras, empresas de servicios energéticos, ahorro de las familias por empresas energéticas y por el Estado, según el informe “Una visión-país para el sector de la edificación en España”. Esta inversión se vería enormemente aligerada con las facilidades que se ofrecen a Eurovegas. Recordemos, por otra parte, que  la inversión de Adelson es de 6.000 millones de euros, de los que el 65% habrán de ser aportados por los bancos
Las políticas europeas y todo documento científico advierten de los riesgos ambientales en materia de ampliación de suelo artificial (proyecto Corine Land-Cover). Los problemas no se solucionarán “creando” nuevas emplazamientos aún en la hipótesis de que fueran excelentes, sino actuando sobre lo ya existente. Frente al modelo de creación vertical que sugiere Eurovegas de construir nuevas torres de 10 o 12 plantas para ocio de unos hipotéticos visitantes, se propone un modelo horizontal y compartido para todos de rehabilitación sostenible de nuestros propios edificios. El potencial español en este campo es único, en la producción de energía que tienen los propios edificios, en turismo de calidad, en exportación de investigación y tecnología.  Eurovegas está produciendo además un gran rechazo social,  que puede seguirse a través de los medios de comunicación, cuando las grietas de nuestra convivencia menos lo aconsejan.  El efecto sería el contrario con un modelo de negocio como la rehabilitación sostenible, que reparte  bienestar para todos, recupera un sector de empleo abundante en España y  nos permite afrontar las crisis con nuestros propios medios y recursos, que los tenemos y en abundancia.
María Jesús González Díaz, arquitecta, y Emilio Luque, profesor de Medio Ambiente y Sociedad (UNED); miembros del Comité Científico de ASA, Asociación Sostenibilidad y Arquitectura.
Otras aportaciones sobre Eurovegas
Eurovegas, la no ciudad, por Eduardo Mangada

Verdades desde el otro lado, por Ann Marie Strigari

Eurovegas: especializados en ocio y turismo, por Norberto Beirak

En el fango, por Eduardo Mangada


Otras aportaciones sobre rehabilitación:
Esta entrada fue publicada en Actualidad/Opinión y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *